Cómo conseguir presupuesto para hacer una película

Cómo conseguir presupuesto para hacer una película

Todos los nuevos creadores de cine se enfrentan a un momento de los más complicados y de los que apenas se habla en las escuelas cinematográficas: el de buscar dinero de cualquier parte para poder hacer realidad la producción que tienes en mente.

Una ardua labor que obliga a estos a tener que llamar a no pocas puertas y a vender su idea mejor que todos los demás que encontrarán en la cola de los distintos estamentos que pueden llegar a colaborar financieramente con un corto o un largo.

Cómo se financia una película

Por suerte no hay una sola ventanilla a la que acudir en busca de financiación para llevar a cabo una producción cinematográfica. Aunque en ninguna está garantizado el ‘sí’ vamos a ver las distintas ventanas a la financiación a las que se pueden acercar los creadores del séptimo arte:

Financiación pública: Aquella financiación que llega de entidades estatales. En España cualquier creador de cine puede acudir en busca de subvenciones al Ministerio de Cultura y al Instituto De La Cinematografia Y De Las Artes Audiovisuales (ICAA).

Financiación privada: El abanico de opciones se revela más extenso que el de la financiación pública. Aquí, a través de las Agrupaciones de Interés Económico, los inversores privados pueden invertir en cualquier proyecto cinematográfico y lograr desgravar.

Preventa de los derechos: Sin duda es una de las opciones más difíciles si no cuentas con una idea novedosa, escalable, rentable o tienes un padrino que te meta en reuniones de las altas esferas. Para conseguir financiación a través de la preventa tenemos que concertar cita con los responsables de producción de plataformas como Netflix, HBO o Telefónica y conseguir convencerlos.

Coproducción: Es posible que logres que un productor pequeño o mediano se fije en tu proyecto y que, aun así, su aportación no sea suficiente como para poder producirla. Es entonces cuando se abre la puerta a la financiación en la que varios productores aceptarán unirse en pro de la creación del film.

Finaciación indirecta: Es la fórmula más habitual para financiar proyectos de cine cuando el presupuesto no es excesivamente alto. Esta se basa en el canje salarial de aquellos trabajadores que forman parte de la creación por participaciones de la recaudación que esta obtenga una vez se comercialice. A menudo esto afecta a la dirección y a los encargados de la actuación.

Préstamo bancario: Esta es la forma más sencilla de optar a financiación. Tanto a través de créditos como el famoso Monedo Now como los que ofertan distintas entidades financieras como de préstamos bancarios es posible recaudar una importante cantidad de dinero. A menudo esta resulta suficiente como para, combinándola con alguna otra fórmula de las mencionadas anteriormente, producir el corto o el largo que se tiene entre manos.

Como ven, obtener los ingresos necesarios para poder poner en marcha un rodaje no es nada sencillo, si bien ayuda, y mucho, tener una gran idea respaldada por profesionales del cine. Si estás en busca de financiación, paciencia, y a tocar todas las puertas. El fin bien vale el esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*